Alguna vez he pensado que ha de parecer que estoy loco. La espontaneidad, los comentarios aleatorios, ¡incluso la naturalidad a la hora de decir las cosas sin pensarlas dos veces!

Este mes estoy dando unas clases de Java a unos compañeros, en la universidad, y no dejo de verificar que la autenticidad con la que me expreso me hace sentirme hiperlibre. Es increíble poder mirar a alguien a los ojos y no retirar la mirada, sonreir y pensar en la complicidad. Es también increíble poder bajar patinando por la avenida de la universidad con los brazos en alto y aleteando mientras dices en voz alta cosas sin sentido. La gente te mira, no entiende y pensará “qué grillado”, pero al final del día llegas a casa, te tumbas en tu cama, cierras los ojos y puedes decir: “Hoy he sido yo mismo”.

Sombrerero Loco: — ¿He perdido la razón?
Alicia Kingsley: — Me temo que sí. Estás demente. Pero te diré un secreto. Las mejores personas lo están

 

Anuncios