Llevo un rato intentándolo… pero no puedo añadirle nada a esta frase. Es tan verdadera… Somos hombres de costumbres, gente de hábitos, y un cambio cuesta.

Yo en esta vida he tenido que sufrir muchos cambios por las distintas circunstancias que he tenido. A los siete años, tuve que mudarme a Inglaterra, dejando atrás todo lo que había construido mi infancia. Más tarde, a los doce, tuve que, de nuevo, dejar Inglaterra para volver a España. Allí dejé mis amistades, parte de mi corazón, y otro enorme fragmento de mi experiencia. Uno, entonces, no es suficientemente mayor para seguir en contacto, pero sí para sufrir el no mantenerlo. Al menos a mi así me pasó.

Hoy, sin embargo, no me mudo, tan sólo me encojo ante la vista de que la forma con que vivo mi propia no me gusta. Me acongojo ante el hecho de que no soy feliz viviendo como vivo. Mi cuerpo se entumece ante la conciencia de una nueva necesidad; un cambio.

Me doy cuenta de que, ante la perspectiva de cambiar, lo que más cuesta no es sólo aceptar el cambio, sino dejar atrás lo que tan sólo ayer componía tu realidad, y acoger algo nuevo que, con suerte, será la semilla de algo grande. Así, entiendo que cuando volví de Inglaterra, no solamente yo sufrí, mis padres también conllevaron el cambio, pero la diferencia reside en que ellos veían un cuadro mucho más grande. Ellos veían en el regreso a España la semilla de circunstancia que traería, de nuevo, algo bello. Claro, también dejaban atrás muchas otras cosas preciosas, las relaciones con los amigos que allí surgieron, las preciosas y pequeñas casitas inglesas que adornaban las calles o incluso los tremebundos terrenos de césped de que gozaban los colegios, pero la realidad es una, yo otro… y cuando ésta se nos pone delante de una manera especialmente clara, es de estúpidos no obedecerla, pues en la misma está la felicidad…

Así, ante la imperiosa necesidad de introspección que  necesito… me remito a la imagen… clara… concisa 😉

Tracy Chapman – Change

If you knew that you would die today,
Saw the face of God and love,
Would you change?
Would you change?

If you knew that love can break your heart
When you’re down so low you cannot fall
Would you change?
Would you change?

How bad, how good does it need to get?
How many losses? How much regret?
What chain reaction would cause an effect?
Makes you turn around,
Makes you try to explain,
Makes you forgive and forget,
Makes you change?
Makes you change?

If you knew that you would be alone,
Knowing right, being wrong,
Would you change?
Would you change?

If you knew that you would find a truth
That brings up pain that can’t be soothed
Would you change?
Would you change?

How bad, how good does it need to get?
How many losses? How much regret?
What chain reaction would cause an effect?
Makes you turn around,
Makes you try to explain,
Makes you forgive and forget,
Makes you change?
Makes you change?

Are you so upright you can’t be bent?
If it comes to blows are you so sure you won’t be crawling?
If not for the good, why risk falling?
Why risk falling?

If everything you think you know,
Makes your life unbearable,
Would you change?
Would you change?

If you’d broken every rule and vow,
And hard times come to bring you down,
Would you change?
Would you change?

If you knew that you would die today,
If you saw the face of God and love,
Would you change?
Would you change?
Would you change?
Would you change?

If you saw the face of God and love
If you saw the face of God and love
Would you change?
Would you change

Anuncios