Estoy contento, alegre. No porque hoy me haya dicho que sí la chica que tanto me gusta, sino por lo contrario. A veces nos descubrimos sorprendidos al estar más contentos ante un resultado que aparentemente no queríamos.

Me es grato poder ver como, con cada día que pasa, la vida es más bella. Es cierto que hay momentos crudos, y que hay cirunstancias dificiles, pero la vida cumple. Yo soy de esas personas a las que les gusta tener todo bajo control, todo planificado, y que todo salga perfecto, y, sin embargo, soy consciente de que la vida también corresponde al corazón cuando no es así.

A lo largo del tiempo que vivimos suceden muchas cosas, dependiendo de nuestro concepto del tiempo, podríamos decir que incluso infinitas, y la gran mayoría de ellas son inesperadas o aparentemente inoportunas… ¿Pero cuántas de ellas, miradas a posteriori, las miramos con gratitud?, claramente tras un juicio y un trabajo acerca de su por qué…

Ahora bien, tras enfrentarme al hecho presente, a ese no, no eterno, pero sí temporal, instantáneo, “derivable”, me doy cuenta de el bien que reporta. En este caso sí instantáneo, pero no temporal.

La vida va suficientemente rápida de por sí, al menos aquella situada en una ciudad como Madrid, como para que nosotros queramos acelerarla también. Me resulta reconfortante que, de repente, una chica me diga que quiere tomarse su tiempo en conocerme. Es la antítesis a la vida universitaria. Y, además, por otra parte, al menos a mí, me ayuda a ser consciente y a tener presente qué es lo que realmente busco…

Supongo que es en una situacion como esta cuando lo único que se te ocurre decir es “Gracias por ayudarme”.

Adjunto las tres canciones que me han acompañado en esta entrada…

Tim Burton’s Corpse Bride Soundtrack – The Piano Duet

Tim Burton’s Corpse Bride Soundtrack – Victor’s Piano Solo

Michael Nyman – Big My Secret

Anuncios