Time Out fue el álbum que sacó Dave Brubeck y su cuarteto en 1959, dando lugar, así a una de sus obras maestras.

El álbum de Time Out es uno de los álbumes más innovadores, rítmicamente hablando, de la historia del jazz. De hecho, si nos paramos a ver y comparar los distintos álbumes que salieron en 1959 podremos apreciar la innovación de Dave Brubeck:

Por un lado tenemos Kind of Blue, de Miles Davis, un álbum excepcional del talentoso trompetista negro. En él,  Miles hace gala de su habilidad con la trompeta acompañado de un piano, en ocasiones de fondo, y en otras tocando la melodía principal. Mi canción preferida es Blue In Green. En ella el piano toca una suave melodía, que incluso podríamos usar para dormir, mientras que la trompeta interrumpe a lo largo de la composición, añadiendo ese “punto a la “i”. Impresionante.

Por otra parte, podemos percatarnos de Portrait in Jazz, de Bill Evans. Aquí tenemos canciones como Witch Craft o Autumn Leaves, las cuales tienen un cierto ritmillo, pero ni por asomo parecido a la de Blue Rondo à la Turk, de Time Out. Sin embargo, en cualquiera de los temas, el piano de Bill Evans nunca deja de ser seductor.

También Duke Ellington sacó un álbum en 1959, Anatomy of a murder, pero como ya he comentado, sigue teniendo las mismas características rítmicas de la época.

En cualquier caso,  si algo me apasiona de Time Out es la liviandad que transmite. Son canciones ágiles pero tranquilas. Combina la batería y el saxo de una manera sobrecogedora. Dejando siempre a la batería de fondo, genera un ambiente sosegado, sereno. Además, al tocar el saxo en vez de una trompeta, forma un sonido “menos metálico” que participa en la sensación de relajación.

Escuchar Time Out en Spotify

Escuchar Time Out en Grooveshark

Anuncios